La boda real está a punto de llevarse a cabo y oficialmente ya se sabe que el padre de Meghan Markle no asistirá a tan esperado evento.

El próximo sábado 19 de mayo el mundo entero será testigo de la unión matrimonial entre el príncipe Harry y la ex actriz Meghan Markle; pero este enlace matrimonial ha estado lleno de muchas especulaciones y uno que otro conflicto imposible de esconder, como el hecho de que el padre de Meghan no la entregará en el altar.

La capilla de St. George’s en el castillo de Windsor, será el lugar donde esta pareja se una por siempre, y la madre de Meghan, Doria Ragland, será la encargada de entregar a su bella hija a los brazos del príncipe, o por lo menos hasta el momento ese ha sido el rumor; desgraciadamente Thomas Markle no solo no entregará a su hija en el altar, de hecho ni siquiera asistirá al evento real.

Hace algunas semanas Thomas se vio envuelto en una polémica en donde se aseguraba que había vendido unas fotos a paparazis para que mejoraran su imagen, y hace una semana sufrió de un infarto por lo que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente el miércoles pasado; afortunadamente salió bien de la cirugía pero viajar a Londres para el enlace matrimonial ha quedado prohibido para el por instrucciones médicas.

Algunos medios aseguraban que esta situación habría beneficiado al señor ya que se encontraba muy afligido por el escándalo con los paparazis y no deseaba avergonzar a su hija ni a la familia real; el portal TMZ obtuvo declaraciones del padre de Meghan en donde aseguran se encuentra alerta y coherente.

“Estoy bien, tomará bastante tiempo en sanar. Me debo quedar en el hospital unos días más y evitar emociones fuertes”.

A través de la cuenta de twitter de Kensington Palace, se dio el comunicado oficial en donde se anunciaba la ausencia del Sr. Markle.