Moscú, (17:00 hora local). Uno de los momentos más esperados de este verano por fin llegó, la gran final del Mundial Rusia 2018 se vivió en el Estadio Olímpico Luzhnikí, y definitivamente fue un momento que no desepcionó.

Un inicio enérgico con el himno del mundial sonando ‘Live It Up’ fue entonado en vivo por Nicky Jam, Era Istrefi y Wil Smith, los artistas tomaron el centro del estadio para animar esta última fiesta mundialista y este show marcó sin duda el inicio de un partido histórico.

A las 17:00 hrs en punto, Nestor Pitana sonó el silbato y arrancó la final Francia contra Croacia; una final que prometía el máximo espectáculo deportivo, los croatas iniciaron dominando y presionando a Francia, pero el primer gol cayó al 18’ con el primer autogol marcado en una final del mundo, Francia 1 Croacia 0 retumbó en Moscú después de un roce de cabeza de Mandzukic.

Croacia enmendaría su error y al minuto 28’ se hizo justicia con un tremendo gol con la zurda de Perisic, el 1-1 y el sueño de muchos todavía era posible; los mundiales son impredecibles y después de una mano en área croata, el primer penalti de esta final fue marcado por Pitana, Griezmann cobró el tiro que termino en la red croata, 2-1 favor Francia al minuto 39’.

El primer tiempo finalizó y la ventaja francesa era clara, los croatas saldrían a la cancha a derramar su sudor y todo el corazón en tierras rusas; el descanso terminó, al 58’ la estrella francesa Mbappé realizó un espectacular pase para Pogba quien con un disparo contundente atacó la puerta croata, el tercer gol de Francia se gritó en la tribuna.

Mbappé volvió a aparecer en el escenario y el francés mostró que no estaba dispuesto a brindar piedad a los Croatas, un espectacular cañonazo y parecía que este sería el último gol del partido, 4-1 y una Francia dominante y aprovechando el agotamiento físico de la selección croata. Pero, si algo nos han demostrado los croatas desde su inicio en este mundial es que rendirse no está en su vocabulario.

Mandzukic aprovechó un error del arquero francés, Lloris confiado dejó al delantero acercarse demasiado a su puerta, y el croata aprovechó para darle justicia a su selección 4-2 en el minuto 69’.

Definitivamente Croacia dio su alma en la cancha, pero su condición física se desgastó durante sus últimos 3 partidos jugados con tiempos extras, los franceses por su parte se mantenían frescos y dominantes, sólo 5 minutos más brindaron para la esperanza de Croacia, pero no fue suficiente.

Francia se convirtió en campeón del mundo, su segunda copa mundialista ganada de una forma espectacular y por supuesto uno de los mejores partidos de este torneo que quedará marcado en la historia ¡Felicidades a los franceses!.

CHAMPIONS DU MONNNNNNNNNNNDE ⭐⭐#FiersdetreBleus

Posted by Équipe de France de Football on Sunday, July 15, 2018